Archivos PRW: Entrevista a Tomás Marín “El Martillo”

Como ya saben Tomás Marín, “El Martillo”, falleció el jueves a los 84 años de edad. En recordación a su carrera, publicamos la entrevista realizada por Manuel González a Marin hace 16 años atrás, en octubre del 2002.

Además de traer a la luz a su trayectoria y opiniones del ambiente de la lucha libre en ese periódo, esta entrevista causó muchas reacciones de la fanaticada por los comentarios del Martillo sobre Ray Gonzalez, Carly, y Eddie Colón.

A continuación la entrevista:

El pasado sábado, 19 de octubre de 2002, tuve el privilegio de entrevistar a unas de las personas más conocedoras de la lucha libre en Puerto Rico, a Don Tomás Marín Rodríguez, mejor conocido por todos nosotros como El Martillo. Un reconocido árbitro de lucha libre que en su juventud fue luchador, nos narra su interesante carrera, igualmente nos da su perspectiva de los asuntos que atañen a este deporte. Que disfruten la misma!

MG: Buenas tardes Martillo.

EM: Buenas tardes Manuel.

MG: Gracias por permitirnos haber llegado a tu hogar y acceder a esta entrevista para el beneficio de los fanáticos de la lucha libre que visitan a Puerto Rico Wrestling.

EM: Gracias a ti por haberte tomado la molestia en venir. Han sido muchos los que en la calle me han pedido que les conceda entrevistas, pero a la larga nadie ha venido. Me alegra que estés aquí.

MG: Gracias. Es un honor estar ante una persona que conoce la lucha de la A a la Z. Martillo, ¿nos puedes decir tu nombre verdadero?

EM: Mi nombre es Tomás Marín Rodríguez.

MG: ¿Cuando nacistes?

EM: Nací el 7 de Julio de 1934.

MG: ¿En Puerto Rico?

EM: En Juncos, pero me crié en Santurce. Lo que pasa es que mi papá era colono por allá y viajamos constantemente.

MG: ¿Como era el nucleo familiar?

EM: Eramos 9 hermanos.

MG: ¿Y tu núcleo familiar actual?

EM: Vivo con mi esposa y una hija. Tengo en total 7 hijos.

MG: ¿Cómo surge el convertirse en ser luchador?

EM: Para finales de los años 50s recuerdo que yo emigré para los Estados Unidos, en el estado de Michigan, a trabajar en la agricultura. Desde pequeño idolatraba a Karl Von Hess, un luchador rudo alemán que para cuando yo fui allá casualmente estaba luchando en ese estado, así que fuí a los shows donde él se encontraba.

Allí hice contactos el propio Hess. De allí fuí a un gimnasio que enseñaba lucha libre, que se llamaba Interclub. Allí enseñaban lucha libre un famoso luchador mexicano, el Murciélago Velázquez, quien junto a otro luchador llamado el Médico Asesino, que recuerdo que era de apellido Burgos, me enseñaron lucha libre.

MG: Entonces con esos dos tremendos maestros me imagino que le haya sido fácil el aprendizaje.

EM: Fijate, no. Para aquel tiempo nosotros entrenamos en el piso, con colchonetas en el piso. Yo tuve lesiones en los dedos, en las manos, en los pies. De verdad, que no fue fácil.

MG: ¿Y más o menos para cuando fue su primera lucha?

EM: En 1959. Llevo 43 años en este negocio. Fue en Nueva York. Fue una lucha de novatos, en la que yo gané.

MG: ¿Como llegó entonces El Martillo a Puerto Rico?

EM: En Puerto Rico no se presentaban eventos de lucha libre, aunque en televisión se pasaban luchas americanas. Una vez cada cinco o seis meses venían luchadores americanos. Fue en 1960, un grupo de luchadores, entre los que se encontraban Eddie Salas, King Vadu, Wito el Aguila, El Eléctrico, que era puertorriqueño, El Terrible Cardona, El Coyote Lápez, Ché Torres, El Verdugo, Goliath, Mr. Crotona y yo, establecimos una empresa de lucha libre en Puerto Rico.

MG: ¿Como se llamaba esa empresa?

EM: No tenía nombre. El promotor se llamaba Jose Antonio Geigel, quien era un comentarista deportivo . Conseguimos que la Telecadena Perez Perry, la WKVM, canal 11, nos pasara el programa.

Estuvimos dos años bajo Geigel, pero Geigel vendiá la empresa. En nuevo dueño era uno que le decían “Riverita”. Allí otro locutor, llamado Pito Rivera Monge, fue el narrador de las luchas en la televisión. Más o menos un año después un promotor mexicano llamado Arturo Mendoza comprá la empresa.

MG: ¿El mismo que luego laboró en el oeste de Puerto Rico?

EM: Ese mismo. Pero Arturo tuvo problemas y más o menos un año despues Mendoza le vendió la empresa a un luchador mexicoamericano llamado Joe Romero.

MG: ¿La lucha libre comenzaba entonces a ganar adeptos?

EM: Todo lo contrario. Con Joe Romero se cayó a pique.

MG: ¿Porque?

EM: Porque Joe comenzó a sacar al talento de Puerto Rico y comenzaba a traer a luchadores americanos a luchar.

MG: ¿A quienes, por ejemplo?

EM: Vinieron Los Tolos Brothers, Pampero Firpo, Moose Cholak, Los Canguros Originales, que yo recuerde.

MG: Pero si venía la crema de la lucha libre de entonces, ¿porque cayo?

EM: Joe Romero prefirió darle lo mejor a los extranjeros fue sacando a los boricuas y los latinos, que eran muchos, poco a poco. Los últimos dos latinos que le quedaban fueron Huracán Castillo y Black Georgie.

MG: ¿Para que año, si tienes el recuerdo?

EM: No se exactamente, pero tiene que haber sido como para el 1966. Lo que recuerdo era que hubo meses en Puerto Rico en donde no se presentaba lucha libre en vivo.

MG: ¿Y se acaba la lucha entonces? Yo he leido que Clerence Lutrall empezá mas o menos para esa fecha con luchadores americanos.

EM: Más o menos para finales de 1966 o 67. Pero el taller para luchadores puertorriqueños y latinos lo siguieron el luchador latino que luchaba como The Red Menace, La Amenaza Roja, Pedro Godoy, quien junto al comentarista deportivo cubano Rene Molina, comenzaron a darle trabajo a todos nosotros nuevamente.

MG: ¿Que hubo entre 1966 hasta el comienzo de la WWC?

EM: Capitol aparece cuando la empresa de nosotros desaparece. Con nosotros habían muchos latinos. Los americanos trabajaban en la Lutrall.

MG: ¿Como llegas a la Capitol?

EM: Si no me equivoco, la Capitol tenia tres accionistas: Jovica, Carlos y José Rivera. No estoy seguro, pero luego otras personas tuvieron acciones en la empresa. Creo que el Invader, Gorilla Monsoon, Victor Quiñones, pero decirte como fue el proceso no te sabría decir.

MG: Osea, ¿que usted tan pronto comenzó Capitol usted se fue a trabajar con ellos?

EM: No. Cuando nuestra empresa cerró, muchos de nosotros estábamos desilusionados. Hubo muchos de nosotros que vendieron todo su equipo de luchar. No estábamos seguro de que la empresa de Carlos y Jovica hechara pa’ lante. Pero al ver en 1975 que ya habían ganado terreno Carlos me llamó y decidí ir.

MG: ¿Como luchador o árbitro?

EM: Como luchador. Pero no pasaron muchos meses y comencé a arbitrear.

MG: ¿Mas o menos cuando?

EM: Debe de haber sido a finales de 1975 o principios de 1976.

MG: ¿Recuerda cual fue su última lucha?

EM: ¡Sí! Fue una lucha de parejas contra Carlos Colón y Jose Rivera. Recuerdo que fue en Mayaguez.

MG: ¿Es ahí en donde comienza usted a ser árbitro?

EM: Eso fue así. Fuí árbitro de la Capitol como hasta para el 1986.

MG: ¿Que hizo luego?

EM: Fui árbitro en la All Star Wrestling en 1991 y ahora laboro como árbitro en la IWA.

MG: Pero, ¿que hacía en los años en que no arbitriaba?

EM: Yo entreno luchadores. Soy instructor de lucha libre junto a Maravilla. Hago ese trabajo desde 1976.

MG: Van muchos años…

EM: Son 43 años en esto.

MG: Para el beneficio de nuestros lectores, cuál es el horario de clases?

EM: Mi amigo Maravilla y yo damos clases los martes y jueves, de 6:00 PM a 9:00 PM. Por mi gimnasio han pasado muchos luchadores. Entre ellos David Sanmartino, Miguelito Perez, King Tonga, El Gran Apolo original, la lista es interminable.

MG: Aparte de luchar, ¿en que se basaba su trabajo principal?

EM: Yo fui operador de equipo pesado en la empresa Rexach Construction. Además, como podrás notar, tengo mi negocio propio.

MG: Aparte de la lucha libre, ¿sigues otros deportes o pasatiempos?

EM: ¡Sí! Primero fu1 fisiculturista. Practiqué el béisbol, el sofbol. Me gusta el deporte de los gallos de pelea. ¿Sabes que me gustaría hacer? Dedicarme a la agricultura. No para sacarle chavos, sino para entretenerme.

MG: ¿Para que empresas has trabajado o que países has visitado?

EM: Como te dije, empecé en Estados Unidos. Trabajé en la WWWF, en PR, en República Dominicana, otras islas del Caribe, Sur América

MG: ¿Obtuvo algún campeonato en su carrera?

EM: Si. Gane tres. Fui campeón de la TV, para cuando Romero era el promotor. Junto a mi pareja El Dragon fuimos campeones del Caribe en Pareja dos veces, una para Romero y otra para Mendoza. Aunque solo medía 5 pies 5 pulgadas, me batallaba con los más grandes.

MG: ¿Tiene o tuvo familiares que fueron luchadores?

EM: Tuve dos hermanos. Uno era El Perfumado, que falleciá hace par de años, y el otro se llamó El Coloso Marín. ¿Recuerdas al Pulpo Marín?

MG: Sí

EM: Pues es primo mío.

MG: Todos los luchadores se encuentran a alguien en el camino, osea, a otro luchador, que no quiere cooperar en las luchas y luchar con se hace difícil. ¿Hubo alguno así?

EM: El Che Torres. De Vega Baja. Casi nunca cooperaba para poder hacer una buena lucha.

MG: Por el contrario, ¿quien era el que mejor hacía las luchas contra usted?

EM: Don Ezequiel Toledo. El Gran Toledo. Mis respetos donde quiera que se encuentre. El y yo hacíamos unas luchas que hasta sin paga la hacíamos porque nos quedaban esas luchas como de clásicos.

MG: Martillo, ¿contra que luchador fue su feudo más caliente en su historia?

EM: Bueno, dejame ver. Una vez hice unas lucha de rudo contra rudo contra Huracan Castillo. Fue la oportunidad que tuvimos ambos para demostrar quién de los dos era el más rudo y malo de los rudos.

MG: ¿Siempre fue luchador rudo?

EM: Siempre, excepto un viaje a Venezuela. Allí luche enmascarado, pero como El Martillo. Fuí técnico. Pero a mí me encanta ser luchador rudo. Me encantaba ver a los fanáticos histéricos gritandonos cosas. Muchas veces no me dejaban entrar el carro a los parques y tenía que dejar el carro en una urbanización cercana, irme a pie. Regresaba con otro luchador que me llevara a donde estaba el carro. Me gustaba eso.

MG: ¿Con que llave acababa a sus rivales?

EM: Era un tipo de palanca a los brazos y piernas. Ya no se ve hoy día.

MG: ¿Y que le gustaba más, luchas sencillas o en parejas?

EM: Me gustaban las de pareja. Había una oportunidad bárbara para desarrollarte. Como te dije, me gustaba hacer sufrir al público. Uno descansaba más. Recuerdo que varias veces hice luchas que duraron hasta una hora y cuarenta minutos.

MG: ¿Que estilo, el ras de lona, aereo, violento, llaveo?

EM: Como yo aprendí con mexicanos, me gustaba mucho el llaveo y la aérea.

MG: ¿Con que nombres luchó en su carrera?

EM: Contrario a los luchadores de hoy día, yo siempre fué Tomás Marín El Martillo.

MG: Me comentó a principio de la conversación que usted labora en la IWA. ¿Que le gusta de la IWA?

EM: Me gusta su innovación. Son exigentes con su grupo de trabajo. Si te fijas, a todo el mundo se le ha dado la oportunidad. La gerencia siempre trata con respeto a los luchadores. Es muy diferente a otras empresas.

MG: ¿Cree que la lucha libre se ha beneficiado por la competencia existente entre la WWC y la IWA?

EM: Sí, porque dejó el monopolio existente de la WWC y su abuso en contra de los luchadores. La competencia hace que se respete a los luchadores.

MG: ¿Ve viable una lucha interpromocional entre la IWA y la WWC?

EM: No. Creo que no porque es que ambas se han dedicado a tirarse una a la otra.

MG: ¿Cree que el fallecimiento de Bruiser Brody cambió la lucha libre de Puerto Rico?

EM: ¡Sí! En su totalidad. Lo que posiblemente haya sido el motivo de este crimen no era motivo para cegarle la vida. La justicia no investigó a fondo esto.

MG: ¿Como compara la lucha libre de antes a la lucha libre de ahora?

EM: La verdadera lucha, independientemente de la rudeza, era la de antes. El público se sentaba a ver una lucha y eso veían. Antes se agitaba al público sin decir malas palabras ni nada de las cosas que se hace hoy. Había rudeza pero con llaveo. Hoy es diferente.

MG: ¿Que luchador extranjero que haya venido a Puerto Rico usted considera haya sido el que más arraigo tuvo en los fanáticos?

EM: Ric Flair. Las casas se llenaban cuando él venía. Otro, pero en términos de atracción, lo fue Andre El Gigante.

MG: A su juicio, ¿quien ha sido el mejor luchador puertorriqueño de todos los tiempos?

EM: Pedro Morales. Tenía un estilo único. Su caballerosidad lo hacían único.

MG: Y actualmente, ¿a quien considera el mejor luchador puertorriqueño de la actualidad?

EM: A la verdad que esa es bien difícil. El más completo considero a Savio Vega. Es un luchador completo. Sabe llaveo, es karateca, es carismático como rudo o como tecnico.

MG: ¿Que luchador considera usted que está sobre expuesto?

EM: No te entiendo la pregunta.

MG: ¿Qué luchador lo tienen arriba y considera usted que no debe de estar arriba?

EM: Ray González. Si pones a luchar a Ray no sabe los fundamentos. Es un luchador hecho luchador a base de la publicidad.

MG: Y por el contrario, ¿a quien tienen abajo y debe de estar arriba?

EM: A Huracán Castillo Jr.. No quiero que se malinterprete el que yo haya sido amigo de su padre. Huracán sabe hablar muy bien. Tiene carisma como rudo o técnico. Es un luchador completo en todas las facetas.

MG: ¿Considera usted a Carly Colón y Eddie Colón están encima de donde deben de estar?

EM: Sí, demasiado. Para mi no cualifican para estar donde están. Si la empresa no fuera de su padre, serían luchadores del montón.

MG: ¿Considera que Carlos Colón debe de retirarse?

EM: ¡Carlos Colón no debe ni de subirse a un ring!

MG: Juguemos Ping Pong con algunos nombres de la lucha libre local. Unas palabras sobre Carlos Colón.

EM: Hombre afortunado de la lucha libre.

MG: Invader 1.

EM: Del mont♀n.

MG: Victor Jovica.

EM: Nunca fue luchador.

MG: Ray González.

EM: Se echó a la WWC en sus hombros.

MG: Víctor Quiñones.

EM: Mi amigo. Tremenda persona.

MG: Miguelito Perez.

EM: Mi amigo.

MG: Savio Vega.

EM: Buen luchador, que hace su trabajo.

MG: Chicky Starr.

EM: Muy bueno como manejador.

MG: De las compañías de lucha libre, ¿cual ofrece el mejor espectáculo?

EM: La IWA.

MG: Entonces, que debe de cambiar la competencia, en este caso la WWC.

EM: Hay que mejorarlo todo. TODO. No tiene nada bueno.

MG: Especificamente ¿que tienen que cambiar?

EM. Deben de cambiar los dueños. Además a un 85% de los luchadores actuales de la empresa los deben de mandar al gimnasio a entrenar para que dejen de ser payasos de circo.

MG: Martillo, muchas gracias por abrir las puertas de su casa. Gracias a su esposa por recibirme y su atendencia. Estoy sumamente agradecido y agradezco inmensamente que haya pasado sus conocimientos a mí y a los lectores de PRWRESTLING. Además gracias por los obsequios y espero poder tenerle nuevamente en PRWRESTLING en un futuro cercano.

EM: Gracias a tí González. Estamos a las órdenes y quiero felicitarte por tu trabajo. Muy bueno y espero que cumplas tu sueño de hacer el libro que me comentastes. Te obsequio ese material porque sé que lo vas a sacar provecho.

MG: Gracias Martillo. ¿Algo que decirle a los lectores?

EM: Saben que estoy a las órdenes. No caigan en vicios y dediquense a hacer cosas buenas por su comunidad. Gracias por haber venido hasta acá y cuando quieras venir nuevamente estamos a las órdenes. Gracias.